Dado que la demanda por el cacao fino y de aroma continúa creciendo, este es el momento adecuado para respaldar iniciativas que incentiven la investigación, innovación y diversificación de la oferta. La oportunidad consiste en impulsar nuevas aplicaciones en segmentos como el fitofarmaceútico y el cosmético, además de consolidar un posicionamiento diferenciado como principal proveedor del sector de alimentos, en la categoría de chocolates prime.

La producción de cacao representa una contribución en la región en diferentes aspectos, convirtiéndose en un elemento integrador y catalizador de oportunidades de intercambio de conocimientos, tradiciones, culturas, identidades y experiencias de las poblaciones productoras en la región.

Finalmente, la oportunidad que representa para América Latina el desarrollo de la producción de cacao fino y de aroma se evidencia en su potencial en los mercados internacionales. Esta región dirige estos productos a mercados internacionales maduros y con mayor capacidad de pago como la Unión Europea y Norteamerica.

Mientras que la demanda mundial de cacao convencional aumenta a ritmo de crecimiento medio de 3.0% al año, las variedades prime tienen el mayor nivel de crecimiento entre todos los segmentos del cacao a nivel mundial alcanzando un 6% al año. Además, el cacao fino y de aroma, tiene un valor que puede variar entre los US$ 3,500 a US$ 10,000/toneladas.