El Proyecto Biocomercio Andino se implementó paralelamente en Colombia, Ecuador y Perú, y tuvo como objetivo proteger y aprovechar de manera sostenible la biodiversidad de la región Andina. Esta iniciativa, ilustró de forma práctica una experiencia de colaboración multisectorial que engloba órganos multilaterales, públicos, privados y de la sociedad civil. Los resultados alcanzados permitieron verificar que el biocomercio, en la región Andina, es un importante aliado de la conservación del ambiente y su diversidad. Biocomercio Andino inició su ejecución en marzo de 2010 y terminó en diciembre de 2014, con un financiamiento total de más de 20.8 millones de dólares, entre Fondos GEF (Fondo para el Medio Ambiente Mundial) y contrapartidas. PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) es la agencia implementadora y CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), es la agencia ejecutora a nivel regional.

 

biocomercio-img-1

Por todo esto, el biocomercio en la región Andina se convirtió en un elemento de competitividad e inclusión con impacto en la base de la pirámide, aliviando la pobreza y creando alternativas innovadoras que buscan viabilizar, de manera sostenible, la conservación de la biodiversidad.