Los sistemas marinos y costeros de América Latina proporcionan recursos altamente valiosos y sitios de belleza incalculable. No obstante, la inversión en promoción del desarrollo sostenible en la región costera es modesta y todavía no responde a su importancia real.

Desde setiembre de 2015, la UNV/DACC viene trabajando en el desarrollo de un enfoque metodológico, que podrá contribuir con la evaluación de los beneficios que los hábitats marinos y costeros proporcionan, para que pueda ser aplicado a las áreas más importantes en biodiversidad marina de la región.

La información obtenida en la evaluación de servicios ecosistémicos busca apoyar decisiones para la inversión en infraestructuras naturales, promoción de negocios verdes y adopción de prácticas de biocomercio, con el fin de contribuir con la mitigación de cambio climático y el aprovechamiento sostenible de la biodiversidad.

Para los países miembros de CAF, ampliar el conocimiento y expandir la inversión para el aprovechamiento eficiente de los servicios eco-sistémicos marinos y costeros, ofrece por lo menos tres beneficios:

  • Se asegura que las inversiones financieras realizadas en el desarrollo costero, como; la acuicultura, el turismo, infraestructura natural y otros emprendimientos, conduzcan a resultados más predecibles con una mejor comprensión de los posibles riesgos a la inversión, o a la falta de este.
  • Se debe apoyar en el planeamiento marino-costero, posibilitando una mejor distribución y asignación del territorio, con vistas al aprovechamiento eficiente de los servicios eco-sistémicos.
  • Se reconoce y pone en valor los servicios eco-sistémicos marinos y costeros, lo cual representa una práctica fundamental de la agenda global de adaptación al cambio climático, posibilitando el cumplimiento de acuerdos internacionales y el posicionamiento de liderazgo de América Latina en una temática estratégica para la región.

CAF liderará una evaluación de los beneficios que los hábitats costeros y marinos proveen en algunos de los puntos más importantes de la biodiversidad en América Latina, y la usarán para generar mayor fuerza en las inversiones de conservación y biocomercio.